Una de las cosas que he notado en estos años sirviendo en FEDEMEC es lo mucho que los misioneros valoran que acompañemos a sus familiares más cercanos. Principalmente tenemos contacto son sus padres, pero también hay hermanos y abuelos. No todos los familiares que vienen a nuestros cafecitos son cristianos, pero todos tienen en común que tienen al menos una persona que aman sirviéndole a Dios en otro país. Todos saben lo que es sentirse triste y alegre a la vez, porque esto es lo que se vive cuando dejas ir a alguien para que siga su llamado de servir a Dios en otro rincón del mundo.

En 2018 hice una pequeña investigación entre varios amigos latinoamericanos que son misioneros, les pregunté si alguien de su iglesia local o su agencia de envío estaba acompañando sus familias. Los resultados fueron muy interesantes, únicamente el 19% me respondieron de forma positiva, pero todos consideraban era muy importante para el misionero que está lejos.

Estás son algunas de las razones por las cuales a mis amigos les gustaría que acompañen a sus familias:

“Es una forma de hacer por mí lo que yo no podría. Es una forma de decirles que estoy pendiente de ellos.”
Misionera Colombiana sirviendo con Edutech

“Les mostraría el amor de Dios y sería un buen testimonio a mi familia no creyente de lo que la iglesia es y a quien representa.”
Misionero Uruguayo sirviendo con FEDEMEC y SIM

“Mis padres son pastores, usualmente ellos son quienes cuidan de otros. Sería lindo que alguien cuidara de ellos también.”
Misionero salvadoreño sirviendo con Wycliffe y FEDEMEC

“Sería de mucho ánimo para continuar con la labor en el campo.”
Misionera Venezolana sirviendo con SIM

La familia es uno de los valores más fuertes para nosotros los latinos. Mi deseo es animar a cada iglesia y agencia a poner de nuestro tiempo y recursos en acompañar no sólo a los misioneros sino a sus familiares.

Si deseas más información puedes mirar este video que preparamos y escribirnos a cuidadointegralfedemec@gmail.com