Después de 9 años en este país la vida se ha tornado “normal”, al punto que paso por alto contar muchos detalles de esta cultura que podrían ser interesantes para ustedes. A continuación uno de ellos:

Una de las cosas más bellas de La Tierra de Gracia son las alfombras tejidas a mano. Las ovejas se crían para obtener lana, la lana se hila, el hilo se tiñe y se teje a mano en valiosas piezas de arte. Cada alfombra tiene miles de pequeños nudos. Cada nudo representa un hilo que fue hilado, teñido y tejido en su lugar.

Las mujeres Hali (seudónimo por seguridad) son las que se encargan de tejer alfombras, trabajan largas horas, despertándose en medio de la noche con bebés enfermos, levantándose con el llamado a la oración al amanecer para preparar el desayuno para el día. Durante largas horas están de cuclillas en el suelo atando nudo tras nudo de sus alfombras. Les duele la espalda, sus brazos, pero siguen tejiendo, con la esperanza de ganar un poco de dinero después de semanas o meses de trabajo.

Un día de tantos una de las mujeres me llevó al cuarto donde tejen las alfombras, querían enseñarme como se hacen y me pidieron que tomara las herramientas, yo me senté en el suelo para tratar de aprender, de inmediato me reprendieron diciéndome que no me podía sentar, debía estar en cuclillas todo el tiempo. Al cabo de un par de minutos, mis piernas ya no podían sostenerme, así que me senté y ellas se rieron.

 

(Foto de mujeres Hali tejiendo una alfombra)